Misionologia Global, 2012

Font Size:  Small  Medium  Large

"Siguiendo el ejemplo de Jess: Capacitando Lderes en Misiones Mundiales"
Dr. Vctor H. Cuartas

 

Artculo para ser publicado en la revista Global Missiology: www.globalmissiology.org en octubre 2012.



Acerca del Autor
Vctor H. Cuartas ha estado involucrado en el ministerio pastoral y la plantacin de iglesias aproximadamente veinte aos. Obtuvo su doctorado en liderazgo en Regent University. Sirve como profesor asistente en ministerio prctico y misiones globales en Regent University en Virginia. El Dr. Cuartas se desempea tambin como director de investigacin para COMHINA. Actualmente est realizando su segundo doctorado en Oxford, en el Reino Unido con la universidad de Middlesex y el Centro de Estudios de Misiones de Oxford.

Sntesis
Hay una necesidad urgente de equipar a los lderes en las misiones mundiales. El liderazgo es acerca del servicio y de la influencia. Hemos encontrado en Jess el mejor ejemplo a seguir en las misiones mundiales. Este artculo se centrar en el ejemplo de Jess en la capacitacin y la delegacin de otros para el ministerio. En este artculo concluir con diferentes percepciones en cuanto al poder.

Palabras Claves
Diversidad, reino de Dios, liderazgo y poder.

El Reino de Dios en las Escrituras
Al analizar las enseanzas de Cristo, se puede ver claramente a travs de los Evangelios sobre el tema del Reino de Dios. El tema de Jess fue las buenas nuevas del Reino de Dios, el cual fue presentado claramente por Mateo, Marcos y Lucas. Lucas registra las propias palabras de Cristo para describir su propsito con "Debo predicar el reino de Dios a otras ciudades tambin, porque fui enviado para este propsito" (Lucas 4:43, NASV). "El reino de Dios en medio de los Evangelios, Dios en su gracia soberana invadiendo la historia para salvar a su pueblo de sus pecados y aflicciones".[i]
Sin duda el tema central de la enseanza de Jess es la venida del reino de Dios. Esta expresin se encuentra en sesenta y una ocasiones en los evangelios sinpticos.
[ii] Contando paralelismos con estos pasajes, la expresin se produce ms de ochenta y cinco veces. Tambin ocurre dos veces en Juan 3:3, 5. Se encuentra en lugares tan importantes como la predicacin de Juan el Bautista: "Arrepentos, porque el reino de los cielos se ha acercado" (Mateo 3: 2); pronto anuncio de Jess: "El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios est cerca; convertos y creed en el evangelio".[iii] La oracin que Jess ense a sus discpulos:" Venga tu reino "(Mateo 6:10), y en las Bienaventuranzas", porque de ellos es el reino de los cielos "(Mateo 5: 3 -. 10), en la ltima Cena: "Nunca volver a beber del fruto de la vid, hasta aquel da cuando lo beba nuevo en el reino de Dios" (Marcos 14:25), y en muchas otras de las parbolas de Jess. [iv]
Tambin se puede considerar el reino de Dios en trminos de la importancia que tiene para Israel. De hecho, "El smbolo del reino despert en Israel el recuerdo de la actividad de Dios, ya sea como Creador del Cosmos, el creador de Israel en la historia, o en ltima instancia, como agente de la intervencin final de Dios al final de la historia".
[v] As que, la relevancia del reino de Dios es muy importante.
Hay dos aspectos importantes del reino de Dios. Muchos investigadores se refieren al reino de Dios como "lo que es, pero que no se ha manifestado totalmente todava." La realidad presente (ya, lo que es) y el aspecto futuro (an no se ha manifestado totalmente todava) del reino. Cada creyente est ya disfrutando del reino de Dios, sin embargo el cumplimiento del reino se llevar a cabo con la segunda venida del Seor (Juan 14:3).
El amor tiene que ser nuestra principal motivacin en el reino de Dios. Dios ama a todo tipo de personas. La motivacin de Dios para la edificacin de Su reino es el amor. El amor de Dios por su creacin no tiene lmites. La manifestacin ms importante del amor en el universo se expresa en que Dios envi a su nico Hijo a morir por nosotros en la cruz (Juan 3:16). Es por causa de su amor, que todos los creyentes tienen la oportunidad de disfrutar de la vida eterna.
Jess se neg a si mismo para pagar el sacrificio mximo. Cuando estaba en la cruz, l recibi todo el castigo por nuestros pecados (Isaas 53:5). Es por causa de su obediencia que tenemos acceso al Padre. Sin embargo, ms de la mitad de la poblacin mundial todava necesita escuchar el poderoso mensaje del Evangelio. Afortunadamente, Dios todava est preocupado por su creacin y todos los creyentes tenemos la maravillosa oportunidad para difundir el Evangelio como nunca antes.
Jess es nuestro ejemplo a seguir. Hay varios relatos de la Biblia que describen la urgencia de Jess para satisfacer las necesidades de la gente. l siempre estaba dispuesto a ir a bendecir a los necesitados sin importar las circunstancias. Jess sali y vio a las necesidades de la gente. Por lo tanto, todo creyente tiene que seguir el ejemplo de Jess. "Y al ver las multitudes, tuvo compasin de ellas, porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor" (Mateo 9:36, NVI).
Jess llam a los discpulos a cumplir la voluntad de su Padre. El verbo "llamado" en el griego es proskaleomai, lo que significa (1) para llamar a, (2) para llamar a uno mismo, o (3) a presentar ofertas para llegar a uno mismo.
[vi] Las versiones NKJV, KJV y la NIV traducen la palabra como "llamado." La NASB usa la palabra "llam" (Marcos 3:13; 6:7 a). Jess invit "a los que l quiso" (Marcos 3:13, NVI). La iniciativa no resida con sus discpulos, sino con el Maestro. "Un llamado a predicar siempre implica un llamado para prepararse".[vii] Por lo tanto, los discpulos fueron llamados por Jess para un propsito especfico: "a predicar el Evangelio de Jesucristo".

Jess entren a los discpulos para predicar el Evangelio. El verbo "predicar" en el griego es kerusso que significa: (1) ser un heraldo, para oficiar como un heraldo, o (2) publicar, proclamar abiertamente: algo que se ha hecho".[viii] A travs de un ntimo compaerismo con el Seor, los discpulos recibiran una comisin de predicar y una autoridad (exousia, el poder en el sentido de la autoridad delegada) para sanar enfermedades y para echar fuera demonios".[ix] Jess envi a sus discpulos a anunciar el reino de Dios (Marcos 3:14 b; 6:12 b).
Jess envi a los discpulos a hacer el trabajo. En esta ocasin, el verbo "enviados" en griego es apostello que significa: (1) ordenar (a uno) para ir a un lugar designado, o (2) enviar, despedir, (Marcos 3:14 b; 12a). Jess "comenz a enviarlos de dos en dos, y les dio poder sobre los espritus inmundos" (Marcos 6:7 b, NKJV, nfasis aadido). La estrategia de Jess para cumplir su misin fue enviar a sus discpulos de dos en dos. Para ese entonces, el entrenamiento de Jess a los doce ya haba llegado al punto de poder enviarlos a difundir su enseanza.
Jess continu trabajando en los pueblos, pero la influencia de sus discpulos logr reproducir su ministerio. El hecho de que Marcos 6:7 a dice que Jess "comenz a enviarlos" (KJV) significa slo que l no haba hecho esto antes. "Jess envi a los doce apstoles en una breve gira misionera de Galilea, ya que no poda llegar a todos los cientos de ciudades y pueblos".
[x] Jess sinti en ese momento que sus discpulos estaban preparados para salir a cumplir su misin.
Jess capacit a sus discpulos para la misin. El verbo "capacitar" en griego es exousia, que significa: (1) la habilidad o la fuerza con la que uno est dotado, el cual uno posee o ejercita, o (2) el poder de autoridad (influencia) y el derecho (Marcos 3:15 a; 6:7 b). Los discpulos recibieron la imparticin divina del Seor. A pesar de que los discpulos fueron entrenados para la misin, todava tenan que recibir el poder de su Maestro para ser efectivos en su ministerio.
Los creyentes son enviados cada da a todo lugar. Dios est buscando personas que estn disponibles para responder a su llamado. El poder est en la obediencia, y es mejor que los sacrificios. (1 Samuel 15:22). Debemos de comenzar en Jerusaln, en nuestro propio vecindario, luego alcanzar a Judea, Samaria, incluyendo los extremos de la tierra (Hechos 1:8). Lo ms importante es la obediencia y es uno de los mayores retos para muchos creyentes hoy en da. Por lo tanto, los seguidores de Cristo deben tener la intencin de escuchar la voz de Dios. Por otra parte, la obediencia tarda tambin es desobediencia, y hay miles de millones de personas que todava necesitan escuchar el mensaje de salvacin.
Uno de los principios ms poderosos que encontramos en las Escrituras es el principio de la unidad. La unidad es una promesa de Dios. Hay grandes oportunidades para participacin y colaboracin. Este proceso debe ser intencional. Las consecuencias de no caminar en unidad en ltima instancia afectarn a las personas que deben ser alcanzados con el Evangelio. Esta unidad debe comenzar en cada uno de nosotros. Esto involucra denominaciones, iglesias locales, agencias misioneras y seminarios. Esto no es opcional. Si realmente queremos expandir el reino de Dios y llegar a los grupos no alcanzados, debemos encontrar maneras de trabajar juntos para la gloria de Dios.
Dios puede usar tiempos difciles para atraer iglesias y denominaciones unidas en la oracin, el perdn y el ayuno. Ese ha sido el caso en muchos pases de frica y Amrica Latina. Dios es la nica solucin a los problemas que muchas personas se enfrentan. Dios aun puede usar la persecucin para traer transformacin espiritual en ciudades enteras.
Dios es capaz de cambiar el clima espiritual de las naciones: el avivamiento puede tener lugar cuando la gente en el liderazgo decide volverse a Dios y trabajar en unidad. Recordemos las palabras de Pablo a los Efesios:
Por eso yo, que estoy preso por la causa del Seor, les ruego que vivan de una manera digna del llamamiento que han recibido,  siempre humildes y amables, pacientes, tolerantes unos con otros en amor. Esfurcense por mantener la unidad del Espritu mediante el vnculo de la paz. Hay un solo cuerpo y un solo Espritu, as como tambin fueron llamados a una sola esperanza; un solo Seor, una sola fe, un solo bautismo; un solo Dios y Padre de todos, que est sobre todos y por medio de todos y en todos. (Efesios 4:1-6, NVI, nfasis aadido).

Jess intercede ante el Padre por la unidad. En el Evangelio de Juan, Jess habla poderosamente en su oracin en la importancia de la unidad. No ruego slo por stos. Ruego tambin por los que han de creer en m por el mensaje de ellos, para que todos sean uno. Padre, as como t ests en m y yo en ti, permite que ellos tambin estn en nosotros, para que el mundo crea que t me has enviado" (Juan 17: 20-21, NVI, nfasis aadido).
Podemos hacer ms cosas unidos que separadamente. Son sorprendentes los planes que podemos lograr cuando trabajamos en unidad, teniendo la motivacin y la meta correcta. Con Dios todo se puede multiplicar. Cada agencia misionera e iglesia local est llamada a expandir el reino de Dios. La analoga que viene a mi mente es la del pueblo de Dios que asiste a un banquete donde todos traen lo que tienen y lo ponen en la misma mesa. Todos son bendecidos y servidos. Todos pueden aportar algo poderoso a la mesa.

Este tiempo especfico que estamos viviendo hoy en da nos ofrece oportunidades maravillosas para ser creativos y crecer como comunidad de creyentes. No es notable que Dios est enviando creyentes asiticos para alcanzar a los africanos, latinos a alcanzar a los musulmanes y los africanos para alcanzar a los europeos? Por lo tanto, las agencias misioneras estn cada vez ms colaborando con otras y unidas en visin y propsito. Dios es un Dios creativo, y tenemos que alinear nuestros corazones con el Seor de la mies.
Cada creyente tiene que pagar el precio. Uno de los aspectos en las misiones globales de hoy que tenemos la tendencia a olvidar es acerca del sacrificio. Esta es la realidad de muchos misioneros en el campo, que estn pagando el precio de negarse a s mismos por los dems. Se nos pide que hagamos lo mismo. En trminos de liderazgo, nuevos modelos de cooperacin van a requerir de un liderazgo de servicio. Por lo tanto, una de las preguntas que debemos hacernos es: estamos dispuestos a compartir el liderazgo con otros? Cuando trabajamos con diferentes grupos tnicos, debemos de estar dispuestos a someternos a los dems.

Por ejemplo, hay algunas agencias misioneras que estn organizando equipos mixtos para misiones a corto plazo. Esto es algo poderoso que vamos a ver ms a menudo, diferentes denominaciones y agencias misioneras cooperando con las iglesias locales por la causa del Evangelio. Adems, la importancia de conectarse y de servir a los misioneros nacionales" [xi] ha demostrado ser efectiva y estratgica. Estamos dispuestos a ser guiados por los que estn ms familiarizados con sus propias culturas y poblaciones?
Hay una necesidad urgente de construir relaciones autnticas. La confianza es uno de los aspectos ms importantes a considerar para el desarrollo de las relaciones con los diversos grupos tnicos. Los lderes y misioneros nacionales estn buscando personas que puedan confiar y con quien se pueden asociar. Tambin, es importante "reconocer que la unidad se basa en compromisos compartidos, pero es nutrida por medio de las relaciones".
[xii] Este es un valor importante para las culturas hispanas, asiticas y africanas. La mayora de las transacciones de liderazgo se basan en relaciones autnticas. Los misioneros nacionales no estn buscando necesariamente planificacin y estrategias perfectas, ellos tambin quieren saber que nosotros estamos dispuestos a aprender de ellos. Estamos dispuestos a escuchar y aprender de ellos? Esta es una pregunta importante que debemos de considerar.

El malentendido debido a las diferentes percepciones en cuanto al poder

Las sociedades en las diferentes culturas han desarrollado diferentes soluciones a la desigualdad. En su artculo, "Las dimensiones Culturales de Hofstede: una validacin independiente usando la encuesta de Valores de Rokeach", G. Hofstede define la distancia de poder como "el grado en que los miembros menos poderosos de las instituciones y organizaciones aceptan que el poder es distribuido desigualmente".[xiii] Hofstede realiz una gran investigacin en cuarenta pases. l identifica a las culturas de "Alta Distancia de Poder ", como aquellas en las que la gente cree que debe haber un orden de desigualdad en el mundo (por ejemplo, Filipinas, Brasil y Turqua).

Por el contrario, en las culturas de "Baja Distancia de Poder" (por ejemplo, Austria, Noruega y Estados Unidos), la mayora de la gente cree que la desigualdad en la sociedad debe ser minimizada. El entender estas diferencias nos ayudar a anticipar y hacer frente a estos desafos. Qu podemos esperar cuando trabajamos y servimos a la gente de Amrica Latina, Asia y frica?
Cuando los valores culturales mantienen puntos de vista opuestos, conflicto puede ocurrir. Los valores culturales son muy importantes y todos debemos ser conscientes de que esos valores contribuyen a la identidad y la auto-percepcin de la gente. En el libro titulado Cristianismo Confronta a la Cultura, Marvin Mayers comparte seis pares de valores contrastantes bsicos: dicotmico versus holstico, declarativo versus interrogativo, enfoque en el tiempo versus enfoque en los eventos, consciente en las metas versus consciente en las interacciones, el prestigio atribuido versus prestigio logrado y vulnerabilidad como una fortaleza versus vulnerabilidad como una debilidad.
[xiv] Por lo general, la gente pone una alta prioridad en sus valores. Debemos estar preparados para enfrentar los desafos que puedan surgir en las agencias misioneras, iglesias locales y los misioneros debido a los diferentes valores. Por lo general, la gente pone una alta prioridad en sus valores. Adems, los valores de la organizacin y los valores individuales tambin pueden ser opuestos en algunos casos.

Por ejemplo, si estamos desarrollando estrategias de negocios como misin en pases de difcil acceso, es necesario capacitar a nuestro personal y misioneros para hacer frente a los diferentes valores de la empresa en ese pas especfico. Qu tipo de nuevos valores vamos a implementar en el proceso? "Los nicos valores absolutos culturales a los que cada cultura debe inclinarse son los valores bblicos eternos, a la que Jess ense". [xv] Adems, tenemos que hacer nfasis en los valores ms espirituales para trabajar en unidad (Gal 5:19-21, 2 Corintios 6: 14-7:1).
La falta de confianza es uno de los mayores desafos. La confianza es la base de todas las relaciones. La confianza es un elemento esencial para trabajar con otras personas en cualquier entorno. La confianza es an ms importante para nosotros, ya que nuestra intencin es explorar posibilidades de trabajar juntos para bendecir a otras personas que desesperadamente necesitan escuchar el mensaje de Cristo. Nuestra atencin se centra en las personas, por lo que debemos desarrollar un sentido de confianza. "Un abuso de confianza provocar una ruptura repentina de la relacin, la cual, si no se resuelve, har que la relacin se deteriore".
[xvi] La confianza se desarrolla principalmente a travs de nuestra relacin con Dios. Como creyentes, estamos llamados a confiar en Dios siempre (Salmo 20:7). Finalmente, Jess mismo nos anima a confiar en Dios y en l (Juan 14:1).
Diferentes expectativas son a menudo una causa de desacuerdo. El conflicto puede ocurrir debido a la falta de informacin o debido tambin a diferentes puntos de vista en la comprensin de la forma apropiada de responder en una situacin especfica. Cuando se trabaja con diversos grupos tnicos, hay que comunicarse con sinceridad y preguntar cuando no estamos seguros de cmo reaccionar en situaciones especficas. "La comprensin de las diferentes expectativas culturales puede facilitar la comunicacin y la prevencin de conflictos".
[xvii]
Conclusin
Jess nos dio su gran ejemplo, el cual debemos seguir. Cuando se trabaja con diferentes etnias, tenemos que ser conscientes de las diferentes expectativas y perspectivas en cuanto a servicio y poder. En cuanto ms nos enfoquemos en el reino de Dios, ms podremos servir a otros con amor y pasin.

 

Notas Finales



[i] A. M Hunter, Christ and the Kingdom (Michigan: Servant Books, 1980), 92.

 

[ii] Joachim Jeremias, New Testament Theology (New York: Charles Scribners Sons, 1971), 31. The author lists 13 instances in Mark, 9 in Matthew/Luke (Q), 27 in Matthew, and 12 in Luke.

 

[iii] See Mark 1:15; cf. Matthew 4:17; Luke 4: 42-43. (NASV)

 

[iv] See Matthew 13: 24, 44, 45, 47; Mark 4:26-30; Luke 19:11.

 

[v] John Fuellenbach, The Kingdom of God: The Message of Jesus Today (Eugene, OR: Wipf & Stock Publishers, 2006), 55.

 

[vi]BibleWorks 4: The Premier Biblical Exegesis and Research Program. Software for Windows Version 4, (Big Fork, MT: 1999).

 

[vii] Carl F. Henry, ed., The Biblical Expositor: Matthew to Revelation 2nd ed., vol. 3 (Philadelphia: Holman. 1960), 80.

 

[viii]BibleWorks, 4.

 

[ix]Ralph A. Earle, Elwood Sanner, and Charles L. Childers, Beacon Bible Commentary, vol. 6 (Kansas City, MO: Beacon Hill Press, 1964), 294.

 

[x] Henry, 84.

 

[xi] Enoch Wan, and Michael Pocock, eds., Missions from the Majority World: Process, Challenges, and Case Studies (Pasadena: William Carey, 2009), ii.

 

[xii] Gary, Corwin, Doing Diversity Well, Evangelical Missions Quarterly 44 (October 2008): 417.

[xiii] G. Hofstede, and M. Bond "Hofstede's Culture Dimensions: An Independent Validation using Rokeach's Value Survey," Journal of Cross-Cultural Psychology 15 (1984): 419.

 

[xiv] Marvin K. Mayers, Christianity Confronts Culture (Grand Rapids, Michigan: Zondervan, 1974), 147-70.

[xv]Lianne Roembke, Building Credible Multicultural Teams (Pasadena, CA: William Carey Library Pub, 2000), 17.

 

[xvi]Ibid.,28.

 

[xvii] Lane, 121.