Misionologia Global, 2011

Font Size:  Small  Medium  Large

El Reino de Dios y la Diversidad tnica en las Misiones Mundiales

Vctor H. Cuartas, D.MIN.

Instructor de Ministerio Prctico y Misiones Globales

Regent University, Virginia Beach, Virginia

victcua@regent.edu

http://www.regent.edu/acad/schdiv/faculty_staff/cuartas.shtml

 

Sobre el autor

Vctor H. Cuartas (D. Min. en Liderazgo de la Universidad Regent) ha estado involucrado en el ministerio pastoral y plantacin de iglesias por casi 20 aos. Es oriundo de Cali, Colombia. El Dr. Cuartas es instructor de Ministerio Prctico y Misiones Mundiales en la Universidad Regent en Virginia Beach, VA. l se ha asociado con diferentes denominaciones para avanzar el reino de Dios internacionalmente al compartir la urgencia de capacitar y equipar a los lderes emergentes. Pastor fundador de la Iglesia de Dios ―El Mundo Para Cristo‖ en Chesepeake, VA, y actualmente funge como el director de investigacin para COMHINA, un movimiento misionero que moviliza a los hispanos en los Estados Unidos y Canad para ministrar a los grupos no alcanzados. l es el autor de los librosEmpowering Hispanic Leaders: An Online Model y Capacitando Lderes Hispanos: Un Modelo En Lnea. l est casado con Isabel, y tienen una hija llamada Eliannah, quien es una bendicin de Dios.

 

 

Resumen

El amor de Dios por la raza humana es sorprendente, y Su corazn est a favor de todas las clases de personas. La diversidad es un regalo de Dios, y el cuerpo de Cristo necesita aprender cmo mejorar en celebrar las diferencias. La diversidad tnica, en gnero, generacin, doctrina y teologa necesita ser reconocida con mayor intencin si es que los creyentes desean avanzar el reino de Dios. Este artculo se enfocar en la diversidad tnica y cultural. Cules son las demandas del reino de Dios en relacin a la diversidad? Este artculo presentar primeramente un breve esquema del reino de Dios y Su corazn por todas las clases de gentes, tambin enfatizar el poder de la unidad y los valores. Este documento concluir con algunos de los beneficios y desafos de la diversidad tnica en las misiones mundiales de hoy.

 

Palabras Claves

Diversidad, equipos mezclados, multitnico, valores, unidad y el reino de Dios.

 

El Reino de Dios en las Escrituras.

Al analizar las enseanzas de Cristo, uno puede ver claramente el tema sobre el reino de Dios a travs de los evangelios. El tema de Jess era las buenas nuevas del reino de Dios, el cual fue presentado claramente por Mateo, Marcos y Lucas. Lucas registr las palabras mismas que Cristo us al describir Su propsito, diciendo ―Es necesario que tambin a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios; porque para esto he sido enviado‖ (Lucas 4:43). ―El reino de Dios en los evangelios significa que, Dios en Su gracia soberana invadi la historia con el propsito de salvar a Su pueblo de sus pecados y aflicciones‖.1

Sin duda el tema central de la enseanza de Jess es sobre la venida del reino de Dios. Esta expresin se encuentra en sesenta y uno dichos por separados en los evangelios sinpticos.2 Contando los paralelos de estos pasajes, esta expresin ocurre ms de ochenta y cinco veces. Tambin se presenta dos veces en Juan 3:3, 5. Se encuentra en lugares clave como en la predicacin de Juan el Bautista, ―Arrepentos, porque el reino de los cielos se ha acercado‖ (Mateo 3:2); el primer anuncio de Jess, ―El tiempo se ha cumplido, el reino de los cielos se ha acercado; arrepentos y creed en el evangelio‖.3 La oracin que Jess les ense a Sus discpulos, ―Venga tu reino‖ (Mateo 6:10); en las bienaventuranzas, ―porque de ellos es el reino de los cielos‖ (Mateo 5:3-10); en la Santa Cena, ―De cierto os digo que no beber ms del fruto de la vid, hasta aquel da en que lo beba nuevo en el reino de Dios‖ (Marcos 14:25); y en muchas otras parbolas de Jess.4

Uno tambin puede considerar el reino de Dios en trminos de su importancia para Israel. De hecho, ―el smbolo del reino provoc en Israel el recuerdo de la actividad de Dios, ya fuera como Creador del Cosmos, el creador de Israel en la historia, o a la larga como agente de la intervencin final de Dios al fin de la historia‖.5 De manera que, la relevancia del reino de Dios es de suma importancia.

Hay dos aspectos importantes sobre el reino de Dios. Muchos eruditos se refieren al reino de Dios como que ―ya est pero an no‖. La realidad presente (ya est) y los aspectos futuros (an no) del reino. Cada creyente ya disfruta del reino de Dios, sin embargo el cumplimiento del reino tomar lugar con la segunda venida del Seor (Juan 14:3).

El amor necesita ser nuestra motivacin principal en el reino de Dios. Dios ama a toda clase de gente. La motivacin de Dios para edificar Su reino es amor. El amor de Dios por Su creacin no tiene lmites. La manifestacin ms significante del amor en el universo es expresada cuando Dios envi a Su nico Hijo para morir por nosotros en la cruz (Juan 3:16). Es por causa de Su amor que todos los creyentes tienen la oportunidad de disfrutar vida eterna.

Jess se neg a S mismo para pagar el sacrificio mximo. Estando en la cruz, l recibi todo el castigo de nuestros pecados (Isaas 53:5). Es a causa de Su obediencia que nosotros tenemos acceso al Padre. No obstante, ms de la mitad de la poblacin mundial todava necesita escuchar el poderoso mensaje del evangelio. Afortunadamente, Dios todava est preocupado por Su creacin y los creyentes tienen la maravillosa oportunidad de propagar el evangelio como nunca antes.

Jess es nuestro ejemplo a seguir. Hay varios recuentos en la Biblia que describen la urgencia de Jess en satisfacer las necesidades de la gente. l siempre estuvo dispuesto a ir y bendecir al necesitado a pesar de las circunstancias. Jess fue y vio las necesidades de la gente. Por ende, cada creyente necesita seguir el ejemplo de Jess. ―Y al ver las multitudes, tuvo compasin de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor‖ (Mateo 9:36).

Jess llam a los discpulos para cumplir la voluntad de Su Padre. El verbo ―llam‖ en griego es proskaleomai, que significa (1) llamado a, (2) llamar hacia s, o (3) invitar a venir hacia s.6 Las versiones NRV, RV y NVI tradujeron esta palabra como ―llamado‖. La NASB usa la palabra ―citado‖ (Marcos 3:13; 6; 7a). (Marcos 3:13; 6:7a). Jess invito ―a los que l quiso‖ (Marcos 3:13). La iniciativa no descans en los discpulos sino en el Maestro. ―El llamado a predicar siempre implica el llamado a prepararse‖.7 Por lo tanto, los discpulos fueron llamados por Jess para un propsito especfico: ―predicar el evangelio de Jesucristo‖.

Jess capacit a los discpulos para predicar el evangelio. El verbo ―predicar‖ en griego es kerusso que significa: (1) ser un heraldo, oficiar como heraldo; o (2) publicar, proclamar abiertamente: algo que se ha hecho.8 ―A travs de un compaerismo ntimo con el Seor, los discpulos recibieron la comisin de ‗predicar y la autoridad (exousia, poder en el sentido de una autoridad delegada) para sanar a los enfermos y echar fuera demonios‖.9 Jess envi a Sus discpulos a proclamar el reino de Dios (Marcos 3:14b; 6:12b).

Jess envi los discpulos para hacer el trabajo. En esta ocasin, el verbo ―enviados‖ en griego es apostello que significa: (1) ordenar (a uno) ir a un lugar sealado; o (2) enviar, ir (Marcos 3:14b; 12a). Jess ―comenz a enviarlos de dos en dos; y les dio autoridad sobre los espritus inmundos‖ (Marcos 6:7b, nfasis aadido). La estrategia de Jess para cumplir Su misin fue enviar a Sus discpulos en pares. La capacitacin que Jess les dio a los Doce haba llegado al punto de que poda enviarlos para propagar Su enseanza.

Jess sigui obrando en las aldeas, pero la influencia de Sus discpulos reproducira Su ministerio. El hecho de que Marcos 6:7a dice que Jess ―comenz a enviarlos‖ solo quiere decir que no lo haba hecho antes. ―Jess envi a los doce apstoles en una breve gira misionera en Galilea, ya que l no poda alcanzar todos los cientos de pueblos y aldeas‖.10 Jess sinti que en ese momento Sus discpulos estaban preparados para ir a cumplir Su misin.

Jess empoder a Sus discpulos para la misin. El verbo ―empoderar‖ en griego es exousia que significa: (1) la habilidad o fuerza con la cual uno es capacitado, la cual uno posee o ejerce, o (2) el poder de la autoridad (influencia) y del derecho (Marcos 3:15a; 6:7b). Los discpulos recibieron la imparticin divina del Seor.11 Aunque los discpulos fueron capacitados para la misin, ellos todava tenan que recibir el poder de su Maestro para ser efectivos en el ministerio.

Los creyentes son enviados todos los das a todas partes. Dios est buscando personas dispuestas a responder a Su llamado. El poder est en la obediencia, y es mejor que el sacrificio (1 Samuel 15:22). Uno necesita comenzar en Jerusaln, en nuestro propio vecindario, luego alcanza a Judea, Samaria, incluyendo lo ltimo de la tierra (Hechos 1:8). En resumidas cuentas, se trata de la obediencia y ese es uno de los desafos ms grande para muchos creyentes de hoy. As que, los seguidores de Cristo necesitan ser intencionales en escuchar la voz de Dios. Por otra parte, obedecer tarde es tambin desobediencia, y hay billones de personas que todava necesitan escuchar el mensaje de salvacin.

Uno de los principios ms poderoso que encontramos en la Escritura es el principio de la unidad. La unidad es una promesa de Dios. Existen oportunidades maravillosas hoy en da para el compaerismo y la colaboracin. Este proceso necesita ser intencional. Las consecuencias de no caminar en unidad afectar al final a la misma gente que necesita ser alcanzada con el evangelio. Esta unidad necesita comenzar en cada uno de nosotros. Esto involucra denominaciones, iglesias locales, agencias misioneras y seminarios. Esto no es opcional. Si realmente queremos expandir el reino de Dios y alcanzar a los grupos no alcanzados, debemos encontrar diferentes maneras de trabajar juntos para la gloria de Dios.

En el evangelio de Juan, Jess menciona poderosamente en Su oracin la importancia de ser uno. ―Mas no ruego solamente por stos, sino tambin por los que han de creer en m por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como t, oh Padre, en m, y yo en ti, que tambin ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que t me enviaste‖ (Juan 17:20-21, nfasis aadido).

Nosotros podemos hacer ms cosas juntos. Son sorprendentes los planes que podemos alcanzar cuando nos unimos en unidad, teniendo la motivacin correcta y meta. A travs de Dios todas las cosas se pueden multiplicar. Cada agencia misionera e iglesia local tiene la habilidad de expandir el reino de Dios. La analoga que me viene a la mente es la del pueblo de Dios asistiendo a un banquete donde cada cual trae todo lo que tiene y lo ponen en la misma mesa. Todos son bendecidos y servidos. Cada cual puede traer algo poderoso a la mesa. Este tiempo especfico en que vivimos hoy en da provee oportunidades maravillosas para que seamos creativos y crezcamos como una comunidad de creyentes. Acaso no es sorprendente que Dios est enviando asiticos para alcanzar africanos, latinos para alcanzar musulmanes, y africanos para alcanzar europeos? De manera que, las agencias misioneras estn creciendo en su compaerismo juntos con en una visin y propsito de unidad. Dios es un Dios creativo, y nosotros necesitamos alinear nuestros corazones con el Seor de la cosecha.

Cada creyente necesita pagar el precio. Uno de los aspectos en las misiones mundiales de hoy es que tenemos la tendencia de olvidar el sacrificio. Esta es la realidad de muchos misioneros en el campo, que estn pagando el precio de negarse a s mismos para otros. Lo mismo se requiere de nosotros. En trminos de liderazgo, los nuevos modelos de compaerismo requieren el liderazgo de siervo. Por lo tanto, una de las preguntas que debemos hacernos a nosotros mismos es: estamos dispuestos a compartir el liderazgo? Cuando trabajamos con diferentes grupos tnicos, es necesario estar dispuesto a someterse a otros. Por ejemplo, hay algunas agencias misioneras que estn organizando equipos mezclados para hacer viajes misioneros a corto plazo. Esto es algo poderoso que vamos a ver con mayor frecuencia; diferentes denominaciones y agencias misioneras en una red con las iglesias locales por el bien del evangelio. En adicin, la importancia de conectarse y servir a los misioneros12 en la ―mayor parte del mundo‖ ha probado ser eficaz y estratgico. Estamos dispuestos a ser dirigidos por quienes mejor conocen sus propias culturas y gente?

Existe la necesidad urgente de establecer relaciones autnticas. La confianza es uno de los aspectos ms importantes a considerar en el desarrollo de relaciones con diferentes grupos tnicos. La mayora de los lderes mundiales estn buscando personas en quienes confiar y con las que pueden asociarse. Tambin es importante ―reconocer que la unidad est fundada en compromisos compartidos, pero nutrida en las relaciones‖.13 Esto es un valor importante para las culturas hispanas, asiticas y africanas. La mayora de las transacciones en el liderazgo estn basadas en relaciones autnticas. La mayora de los misioneros mundiales no necesariamente buscan la planificacin y estrategias perfectas, ellos tambin quieren saber si estamos dispuestos a aprender de ellos. Estaremos dispuestos a escuchar y aprender de ellos?

Este escritor experiment directamente el poder de la unidad en Cali, Colombia. Durante la dcada de los 80, el enemigo literalmente trat de destruir la nacin entera. Una red diablica tom lugar entre las empresas de los carteles de drogas y las guerrillas. Era una ―colaboracin demonaca‖ que permiti que los seores de las drogas controlaran los territorios clave en la nacin.14 Dios us este tiempo difcil para unir a las iglesias y denominaciones en oracin, perdn y ayuno. Dios era la nica solucin al problema que enfrentbamos. La persecucin fue parte del proceso que los pastores y misioneros experimentaron en los pueblos y ciudades pequeos por el bien del evangelio. Hay consecuencias cuando buscamos el rostro de Dios con pasin.

Como resultado, Dios cambi el clima espiritual de la nacin: el avivamiento tom su lugar y la gente en el liderazgo se torn hacia Dios. Recuerde las palabras de Pablo a los efesios, ―Yo pues, preso en el Seor, os ruego que andis como es digno de la vocacin con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportndoos con paciencia los unos a los otros en amor, solcitos en guardar la unidad del Espritu en el vnculo de la paz; un cuerpo, y un Espritu, como fuisteis tambin llamados en una misma esperanza de vuestra vocacin; un Seor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos‖ (Efesios 4:1-6, nfasis aadido).

Cules son las exigencias del Reino de Dios en relacin a la diversidad?

Los siguientes ingredientes son necesarios: Dios es el que estableci la diversidad. Es sorprendente que Dios, el creador del universo, disfrute la diversidad. ―En la bsqueda de reconocer y apreciar la diversidad de los grupos tnicos, el cuidado se debe dar para evitar la etiqueta tnica y el estereotipo‖.15 ―Ya no hay judo ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varn ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jess (Glatas 3:28, nfasis aadido). Los siguientes elementos son necesarios si queremos trabajar juntos en la expansin del reino de Dios.

Primero, necesitamos enfocarnos en Cristo. l es nuestra inspiracin y ejemplo a seguir. l muri en la cruz por todas nuestras iniquidades. Su ministerio fue asombroso, y Su compasin y amor por las diferentes clases de personas fue evidente. En el evangelio de Juan, encontramos el recuento de Jess y la mujer samaritana. Jess no la rechaz a causa de su nacionalidad; en cambio, le habl y satisfizo su necesidad especfica. Jess se revel a S mismo como Mesas ante la mujer samaritana y todo cambi (Juan 4:1-26). Cuando nos enfocamos en Cristo, podemos completar la tarea a pesar de los obstculos y desafos. No se trata de nosotros, sino de trabajar juntos para bendecir a la gente que todava necesita escuchar el mensaje de salvacin.

Segundo, es necesario desarrollar un sentido de trabajo interdependiente. Trabajar con gente de otras culturas requiere desarrollar un sentido de comunidad. La verdad es que nos necesitamos unos a otros y las cosas que cada persona en el equipo hace afecta a todos los dems. Por ende, los valores son importantes cuando se trata de trabajar en equipo. Es de suma importancia compartir un grupo comn de principios con otros. El sustituto de la falta de confianza y el paternalismo en la relacin entre personas de diferentes culturas no es la independencia y auto-suficiencia; es la interdependencia. Y la interdependencia ―viene con un entendimiento ms profundo de la unidad en Cristo‖.16 Por qu estamos trabajando juntos? Cul es la razn principal? Estas preguntas son esenciales para nosotros porque nos ayudan a aprender unos de otros. Por lo tanto, las denominaciones, iglesias y agencias misioneras necesitan desarrollar un espritu interdependiente entre los miembros del personal y el equipo.

Tercero, se requiere la sumisin mutua. Jess nos dio Su ejemplo al someterse totalmente a la voluntad de Su Padre. Pablo tambin nos exhorta a ―someternos unos a otros en el temor de Dios‖.17 La sumisin requiere que nos humillemos y respetemos unos a otros. Esta clase de sumisin est basada en nuestro amor a Dios y a los dems. Los incrdulos notarn cundo ejercemos sumisin mutua y rendimiento de cuentas. Esto es por el beneficio del crecimiento del reino.

Cuarto, todo lo que hacemos es por el bien del reino. Todos los desafos y fricciones que surgen al tratar con diferentes personas en nuestros equipos pueden aliviarse por el hecho de que todo lo que hagamos juntos avanzar el reino de Dios. ―Uno de los desafos que pudiramos enfrentar es el de ser impulsados por el inters personal en lugar de los principios del reino‖.18 Somos partes del reino de Dios y Dios nos ha confiado una comisin maravillosa. Podemos fortalecernos unos a otros sabiendo que ―en todas estas cosas somos ms que vencedores por medio de aquel que nos am‖ (Romanos 8:37).

Finalmente, la gente involucrada necesita ser flexible. Cada persona involucrada en las misiones sabe la importancia de la flexibilidad. Este es un aspecto muy crucial que debemos considerar si queremos trabajar con diferentes grupos tnicos. La frustracin y resistencia surgen cuando los miembros del equipo no estn dispuestos a ser flexibles. Este es un proceso de aprendizaje y humildad que nos permite crecer y entender las diferentes perspectivas. Es necesario tener un fundamento comn que facilite la comunicacin y las dinmicas dentro del grupo. Trabajar con la mayora de los misioneros mundiales requiere ser flexible. Por ejemplo, el sentido de tiempo es diferente en cada cultura. No podemos asumir que todos reaccionarn de la misma manera que nosotros.

Cules son algunos de los beneficios de la diversidad tnica?

La diversidad exalta la gloria de Dios. En su libro, Let the Nations Be Glad, John Piper menciona cuatro razones por las que la diversidad exalta la gloria de Dios.19 Primero, existe una belleza y poder de alabanza que viene de la unidad en la diversidad y que es ms grande que lo que viene de la unidad solamente (Salmo 96:3-4).

Segundo, la fama, grandeza y mrito de un objeto de belleza aumenta en proporcin a la diversidad de aquellos que reconocen su belleza (Romanos 15:11).

Tercero, la fortaleza, sabidura y amor de un lder son magnificados en proporcin a la diversidad de personas que pueda inspirar para que le sigan con regocijo (Romanos 15:18). Por ltimo, al enfocarse en todos los grupos de personas en el mundo, Dios corta el orgullo etnocntrico y pone toda la gente bajo Su gracia gratuita en lugar de cualquier distintivo propio (Hechos 17:26).

La diversidad recibe el ministerio del Espritu Santo. El ministerio del Espritu Santo es de suma importancia en todo lo que hacemos. Maravillosamente, la primera cosa que aprendemos del Espritu Santo cuando se menciona en Hechos 2 es que en el Espritu, las diferencias lingsticas que se originaron en Babel, son vencidas.20 ―El Espritu es un Espritu internacional o mundial‖.21 Somos empoderados por el Espritu Santo para compartir el evangelio con los perdidos. Su presencia y poder nos puede ayudar a continuar juntos el trabajo. ―A menos que muramos al yo y nos llenemos continuamente con el Espritu (Efesios 5:18), corremos el riesgo de contristar el Espritu (Efesios 4:30), de no escuchar Su voz y seguir Su gua‖.22 Por lo tanto, necesitamos ser intencionales en recibir y reconocer Su ministerio y poder diariamente (Hechos 1:4, 5, 8).

El reino de Dios est expandido. Nosotros podemos alcanzar la misin juntos. Dios ha provisto todo lo que necesitamos para cumplir la Gran Comisin. Nosotros tenemos Sus promesas; tenemos el ministerio del Espritu Santo, y la presencia de Jess hasta el fin de los tiempos. La meta final es expandir el reino de Dios. Esto requiere una colaboracin estratgica que vaya ms all del individuo. En su libro Tranformation, Bob Roberts usa el trmino ―glocal‖. Esta es la idea de que la iglesia local debe ser una iglesia globalas que ―glocal‖ pudiera transformar la vida de la iglesia norteamericana y las agencias misioneras, ya que es oportuno. Necesitamos compartir el evangelio tanto local como mundialmente. No hay ninguna agencia misionera o iglesia que pueda ganar el mundo para Cristo sola, pero ―el reino glocal de iglesias est ganando el mundo mientras colaboran en sus esfuerzos‖.23 Cada cultura puede aportar algo poderoso para el reino. Mantener una red con la gente de diferentes culturas nos brinda la oportunidad de ejercer la exclusividad del cuerpo de Cristo.

Todos son bendecidos en el proceso cuando trabajamos en unidad. La unidad no es opcional y es requerido por el Seor si queremos cumplir con la Gran Comisin. La Escritura nos asegura sobre esta verdad, tanto en la iglesia local como en la iglesia global. Mientras ms los creyentes, iglesias y organizaciones misioneras entiendan la urgencia para la unidad, ms sern manifestadas las bendiciones de Dios en nuestros medios. Tambin es importante recordar que todo lo que tenemos viene de Dios, incluyendo los dones y talentos, y necesitamos reconocer los dones que Dios les ha dado a otras personas. La celebracin es algo que necesitamos hacer con mayor frecuencia. ―Celebrar y sostener esta virtud de la diversidad exigir un recordatorio constante de que es una parte significativa en el carcter de nuestras naciones‖.24 Cada persona es bendecida cuando todas las piezas del rompecabezas se ponen juntas para el beneficio del reino. Estamos llamados para ser de bendicin a otros (Gnesis 12:1-5).

La diversidad provee una oportunidad para celebrar. Es crucial reconocer que cada individuo juega un rol importante. En ocasiones, esta es la cosa ms difcil de hacer, reconocer que Dios puede usar a otras personas. La mayora de las veces, queremos hacer las cosas de acuerdo a nuestra perspectiva. La mayora de las veces, perdemos muchas oportunidades para permitirles a otras personas que participen en el proceso. De acuerdo a Darrell Whiteman, ―el asunto que tenemos de frente es entender cmo podemos celebrar la diversidad cultural como una expresin de la creacin de Dios en el cuerpo de Cristo, sin que esa diversidad se degenere en rivalidades tnicas dentro de nuestras organizaciones misioneras y nuestras iglesias‖.25 El enfoque debe estar en el reino de Dios, y no en nuestras diferencias tnicas u organizacionales.

Los cristianos deben trabajar sus roles en una relacin con los dems, incluyendo el desarrollo con el tiempo de ―las competencias cros-culturales de apoyo‖ mutuo que capacite a los anfitriones a tener mayor voz en la misin‖.26 Necesitamos comenzar a reconocer los talentos que Dios da a nuestra propia familia, seguido por el reconocimiento y la celebracin de los dones de la gente en las iglesias locales. Trabajar con la mayora de los misioneros mundiales requiere que cambiemos nuestra mentalidad y que estemos dispuestos a escuchar y aprender de ellos.

Los miembros de los diversos equipos tnicos encuentran un sentido de pertenencia. Para desarrollar un sentido de pertenencia entre la gente de diferentes culturas, los miembros del equipo necesitan participar activamente en el proceso de descubrir objetivos juntos. Esto crea un sentido de ―nosotros‖ lo hicimos juntos; en vez de ―yo‖ lo hice. Una de las palabras mayormente usada en toda la Biblia es la palabra ―juntos‖: juntos en Cristo (Mateo 18:20), juntos en el Espritu (Hechos 2:1), juntos en la iglesia (Hechos 2:46), juntos en servicio (Efesios 2:21-22), juntos en poder (Efesios 3:17-18), y juntos en las nubes (1 Tesalonicenses 4:17).27 Despus de trabajar con Comibam y Comhina en la movilizacin de latinos e hispanos en los Estados Unidos y Canad, me di cuenta de la importancia en compartir valores con otras personas. Tambin he identificados algunos libros relacionados a los hispanos en los EEUU que ayudarn al lector entender algunas dinmicas al trabajar con lderes hispanos.28 Nuestra tendencia es asumir que todos entienden nuestro punto de vista, y es sorprendente los errores que cometemos cuando tratamos de filtrar las perspectivas de otras personas con nuestras propias perspectivas. Trabajar con la mayora de misioneros y lderes requiere tener flexibilidad y estar abierto para que todos tengan un sentido de participacin y contribucin en el proceso juntos. De esta manera la gente desarrollar un fuerte sentido de propiedad.

Los miembros del equipo ncleo pueden descubrir oportunidades para compartir los roles del liderazgo.

A medida que las agencias misioneras, iglesias y misioneros embarcan en la aventura de la colaboracin para bendecir a las naciones de la tierra, es crucial desarrollar estrategias para compartir los roles del liderazgo. Este proceso necesita comenzar dentro de nuestras propias agencias. No ser un proceso fcil. Sin embargo, creo que necesitamos ser ms intencionales sobre la diversidad tnica al facilitar una mesa redonda, y encontrar nuevas oportunidades para identificar los valores compartidos. El liderazgo es de suma importancia, y cuando compartimos el liderazgo, compartimos tambin el sentido de propiedad. ―Nosotros los misioneros deberamos convertir nuestras organizaciones en lugares que exhiban y se beneficien de la unidad en la diversidad que Dios ha edificado en Su iglesia‖.29 Estamos dispuestos a compartir el liderazgo? Este es un proceso de aprendizaje que requiere un ejemplo y la disposicin de aprender de otras personas. Adems, orar y ayunar juntos durante un tiempo y propsito especficos son necesarios para descubrir nuevas oportunidades para compartir los roles del liderazgo.

Cules son algunos de los desafos que podemos experimentar cuando trabajamos con diversos grupos tnicos?

La diversidad puede menguar la efectividad en el campo. La diversidad tnica puede tener un impacto positivo y negativo en la productividad de la gente involucrada. El desafo tiene que ver con el manejo de un equipo diverso. Usualmente, cuando trabajamos con personas de diferentes etnicidades, se toma ms tiempo para procesar diferentes aspectos. La planificacin y determinacin de metas especficas son solo una parte del proceso de desarrollar un acercamiento saludable para manejar equipos diversos. Esta realidad puede producir mucha frustracin en el liderazgo. Por lo tanto, los lderes y misioneros involucrados en la administracin deben estar preparados para lidiar eficazmente con la tensin de bajar la productividad en algunos proyectos en el campo. Cules son las expectativas de las agencias e iglesias? Nos habremos de enfocar en la tarea o la gente? Estamos dispuestos a ajustarnos y ser flexibles?

Con frecuencia la diversidad tnica y cultural causa conflictos. El conflicto nunca es fcil, y es muy comn cuando trabajamos con diferentes personas. Algunas de las causas comunes del conflicto cros-cultural son la falta de comunicacin, falta de atribucin, informacin incorrecta, expectativas, valores y conductas diferentes. De acuerdo a Patty Lane, la falta de atribucin es una causa mayor de conflicto. La falta de atribucin es imputar el significado o motivo de una conducta en base a la cultura de la persona. ―Hasta la manera de hablar y el tono de voz diferentes pueden iniciar reacciones que no estn relacionadas a la realidad de la situacin. Estar consciente de la falta de atribucin es un gran paso en la reduccin de conflicto‖.30 Algunas de las consecuencias de los conflictos sin resolver son los siguientes: se levantan murallas entre la gente involucrada (Proverbios 18:19); otros son destruidos (Glatas 5:12), y los resultados traen confusin y acciones pecaminosas (Santiago 3:16). Es siempre importante apelar a la persona que tiene el conflicto con usted (Mateo 18:15-17).

El malentendido debido a las diferentes percepciones con relacin al poder.

Las sociedades en diferentes culturas han desarrollado diferentes soluciones a la desigualdad. En su artculo ―Hofstedes Culture Dimensiones: An Independent Validation using Rokeachs Value Survey‖, G. Hofstede define la distancia de Poder como ―la extensin a la cual los miembros de menos poder en las instituciones y organizaciones aceptan que el poder se distribuye en desigualdad‖.31 Hofstede condujo una gran investigacin en cuarenta pases. l identifica las culturas ―Distancia de Alto Poder‖, en las cuales la gente cree que debe existir un orden de desigualdad en el mundo (ejemplo: Filipinas, Brasil y Turqua). Por el contrario, en las culturas ―Distancia de Bajo Poder‖ (ejemplo: Austria, Noruega y Estados Unidos), la mayora de la gente creen que la desigualdad en la sociedad se puede minimizar. El entendimiento de estas diferencias nos puede ayudar a anticipar y lidiar con estos desafos. Qu se puede esperar cuando trabajamos y servimos a personas de Latinoamrica, Asia y frica?

Cuando los valores culturales sostienen diferentes puntos de vista, el conflicto pudiera surgir. Los valores culturales son muy importantes y todos nosotros necesitamos estar conscientes que los valores contribuyen en la identificacin y auto-percepcin de la gente. En Christianity Confronts Culture, Marvin Mayers comparte seis pares de valores bsicos que contrastan: dicotomizacin vs. totalidad, declarativo vs. interrogativo, orientado por el tiempo vs. orientado por el evento, consciente en la meta vs. consciente en la interaccin, prestigio adquirido versus el logrado, y la vulnerabilidad como una fortaleza versus la debilidad.32 Usualmente, la gente le da mayor prioridad a sus valores. Usted debe estar preparado para lidiar con los desafos de tener agencias misioneras, iglesias locales y misioneros con diferentes valores. Adicionalmente, los valores de la organizacin y los valores individuales tambin son confrontados.

Por ejemplo, si estamos desarrollando estrategias de Negocios como Misin en pases de difcil acceso, necesitamos entrenar a nuestro equipo personal y a los misioneros para lidiar con los diferentes valores corporativos en esa nacin especfica. Qu clase de nuevos valores vamos a abrazar en el proceso? ―Los nicos valores culturales absolutos a los cuales cada cultura se deben inclinar son los valores bblicos y eternos, a los cuales Jess se aferr‖.33 Adems de esto, necesitamos enfatizar ms valores espirituales para trabajar en unidad (Glatas 5:19-21; 2 Corintios 6:14-7:1).

La falta de confianza es uno de los desafos ms grandes. La confianza es la base de todas las relaciones. La confianza es un elemento esencial para trabajar con otras personas en cualquier ambiente. La confianza es an mucho ms importante para nosotros, dado a que nuestra intencin es de explorar las posibilidades de trabajar juntos para bendecir a otras personas que necesitan desesperadamente escuchar el mensaje de Cristo. Nuestro enfoque est en la gente, por lo que tenemos que desarrollar un sentido de confianza. ―La prdida de la confianza pudiera causar una ruptura repentina en la relacin, la cual, si no se resuelve, causar un deterioro en la relacin‖.34 La confianza se desarrolla principalmente a travs de nuestra relacin con Dios. Como creyentes, estamos llamados a confiar siempre en Dios (Salmo 20:7). Finalmente, Jess mismo nos estimula a confiar en Dios y tambin en l (Juan 14:1).

Diferentes expectativas entre la gente involucrada. Las diferentes expectativas son con frecuencia una causa de conflicto, ya sea por falta de informacin o la diferencia de opiniones para entender la manera apropiada de responder a una situacin especfica. Al trabajar con los diferentes grupos tnicos, uno necesita comunicarse sinceramente y preguntar si no estamos seguros cmo reaccionar en situaciones especficas. ―Entender las diferentes expectativas culturales pudieran facilitar una mejor comunicacin y evitar el conflicto‖.35 Siempre recuerdo cuando mi esposa Isabel y yo llegamos por primera vez a los Estados Unidos; vivamos en Dallas Texas, y decidimos invitar a algunos misioneros norteamericanos a nuestro hogar. La reunin se supone que fuera a las seis de la tarde. Nuestros amigos llegaron a las seis y treinta. Que sorpresa para nosotros! Nosotros estbamos listos a tiempo y hasta la comida estaba servida en la mesa. Cuando nuestros amigos llegaron, se dieron cuenta que nosotros estbamos listos y se sintieron muy avergonzados. Mis amigos nos explicaron que haban estado manejando en el vecindario desde las cinco y cuarenta y cinco. Como somos colombianos, ellos pensaron que estara bien si llegaban treinta minutos ms tarde. Evidentemente, tenamos diferentes expectativas. Ellos no saban que nosotros habamos crecido con misioneros norteamericanos en Colombia, y que estaba bien que ellos llegaran puntuales.

Conclusin

El amor de Dios es maravilloso y Su corazn es a favor de todas las clases de personas. La diversidad es un regalo de Dios, y el cuerpo de Cristo necesita aprender cmo mejorar en celebrar las diferencias. La diversidad tnica, de gnero, generacional, doctrinal y teolgica necesitan ser reconocidas con mayor intencin si es que los creyentes desean avanzar el reino de Dios. Nuestro enfoque debe estar en las cosas que tenemos en comn en Cristo en lugar de enfatizar nuestras diferencias. Se trata sobre el reino de Dios y Su corazn por toda clase de gente. Nosotros tenemos todo lo necesario para cumplir la visin de Dios. La unidad no es opcional entre las iglesias y organizaciones misioneras. A travs del poder del Espritu Santo trabajaremos juntos para bendecir al pueblo que nunca ha escuchado el evangelio por primera vez (Mateo 28:18-20).

 

Notas Finales

1 A.M. Hunter, Christ and the Kingdom (Michigan: Servant Books, 1980), 92.

2 Joachim Jeremias, New Testament Theology (New York: Charles Scribners Sons, 1971). 31. El autor enumera 13 ocasiones en Marcos, 9 en Mateo/Lucas (Q), 27 en Mateo, y 12 en Lucas.

 

3 Ver Marcos 1:15; cf. Mateo 4:17; Luke 4:42-43.

 

4 Ver Mateo 13: 24, 44, 45, 47; Marcos 4:26-30; Lucas 19:11.

 

5 John Fuellenbach, The Kingdom of God: The Message of Jesus Today (Eugene, OR: Wipf & Stock Publishers, 2006), 55.

 

6 BibleWorks 4: The Premier Biblical Exegesis and Research Program. Software for Windows Version 4, (Big Fork, MT: 1999).

 

7 Carl F. Henry, ed., The Biblical Expositor: Matthew to Revelation 2d ed, vol. 3 (Philadelphia: Holman. 1960), 80.

 

8 BibleWorks, 4.

 

9 Ralph A. Earle, Elwood Sanner y Charles L. Childers, Beacon Bible Commentary, vol. 6 (Kansas City, MO: Beacon Hill Press, 1964), 294.

 

10 Henry, 84.

 

11 Vctor H. Cuartas, Empowering Hispanic Leaders: An Online Model (Fort Worth, TX, Church Starting Network, Mayo 2009), 59.

 

12 Enoch Wan y Michael Pocock, eds., Missions from the Majority World: Process, Challenges, and Case Studies (Pasadena: William Carey, 2009), ii

 

13 Gary, Corwin, ―Doing Diversity Well,‖ Evangelical Missions Quarterly 44, no. 4 (Octubre 2008): 417.

14 Hay un document titulado ―Transformations I‖. El productor George Otis, Jr. ha estado conduciendo investigaciones durante aos y lo ha combinado con poderosas historias conmovedoras para documentar el cambio dramatic en comunidades exclusivas desde Cali, Colombia hasta Almolonga, Guatemala, y desde Hemet, California hasta Kiambu, Kenia.

 

15 James Breckenridge y Lillian Breckenridge, What Color Is Your God?: Multicultural Education in the Church (Grand Rapids, Michigan: Baker Academic, 1995), 89.

 

16 Johannes Nissen, ―Unity and Diversity: Biblical Models for Partnership,‖ Mission Studies 14, (1-2 1997): 140.

 

17 Ver Efesios 5:21.

 

18 Vctor H. Cuartas, ―Implicaciones ticas y los Desafos de los Negocios Como Misin en los

Pases de Acceso Creativo. Global Missiology in Spanish (Julio 2009). Bajo ―Settings,‖ http://www.globalmissiology.org/espanol/ (accesado el 15 de febrero, 2010).

 

19 John Piper, Let the Nations Be Glad!: The Supremacy of God in Missions, 2nd ed. (Grand Rapids, Michigan: Baker Academic, 2003), 198-200.

 

20 Ver Hechos 2:1-13.

 

21 Michael, Pocock, Gailyn Van Rheenen y Douglas McConnell, The Changing Face of World Missions: Engaging Contemporary Issues and Trends (Grand Rapids: Baker Academic, 2005), 33.

 

22 J. D. Payne, Discovering Church Planting: An Introduction to the Whats, Whys, and Hows of Global Church Planting (Colorado Springs: Paternoster, 2009), 61.

 

23 Bob, Roberts, Transformation: How Glocal Churches Transform Lives and the World (Grand Rapids, Zondervan, 2006), 147.

 

24 Craig, Van Gelder, Ed., The Missional Church in Context: Helping Congregations Develop Contextual Ministry (Grand Rapids, MI: Wm. B. Eerdmans Publishing Company, 2007), 136.

 

25 Darrell L. Whiteman, ―The Role of Ethnicity and Culture in Shaping Western Mission Agency Identity,‖ Missiology 34, no. 1 (Enero 2006): 59.

 

26 Robert J. Priest, ed., Effective Engagement in Short-term Missions (Pasadena, William Carey Library, 2008), 195.

 

27 Roberts, 148.

 

28 Victor H. Cuartas, Victor H. ―Biografa Anotada: Publicaciones Relacionadas con los Hispanos en USA,‖ Global Missiology in Spanish (October 2009), bajo ―Settings,‖ http://www.globalmissiology.org/espanol/ (accesado el 17 de febrero, 2010).

 

29 Dave, Broucek, ―Thriving on Diversity.‖ Evangelical Missions Quarterly 36, no. 4 (Octubre 2000): 425.

 

30 Patty Lane, A Beginner's Guide to Crossing Cultures: Making Friends in a Multicultural World (Downers Grove,

IL: InterVarsity Press, 2002), 125.

 

31 G. Hofstede y M. Bond "Hofstede's Culture Dimensions: An Independent Validation using Rokeach's Value Survey," Journal of Cross-Cultural Psychology 15 (1984): 419.

 

32 Marvin K. Mayers, Christianity Confronts Culture (Grand Rapids, Michigan: Zondervan, 1974), 147-70.

 

33 Lianne Roembke, Building Credible Multicultural Teams (Pasadena, CA: William Carey Library Pub, 2000), 17.

 

34 Ibid., 28.

 

35 Lane, 121.

 

 

Bibliografa Citada

Breckenridge, James, and Lillian Breckenridge. What Color Is Your God?: Multicultural Education in the Church. Grand Rapids, Michigan: Baker Academic, 1995.

 

Childers, Charles L., Ralph Earle y A. Elwood Sanner. Beacon Bible Commentary, Volume 6: Matthew through Luke. Kansas City: Beacon Hill Press of Kansas City, 1964.

 

Cuartas, Vctor H. Empowering Hispanic Leaders: An Online Model. Fort Worth, TX: Church Starting Network, 2009.

 

Cuartas, Victor H. Capacitando Lderes Hispanos: Un Modelo En Lnea. Eugene, OR: Resource Publications, an imprint of Wipf & Stock Publishers, 2010.

 

Fuellenbach, John. The Kingdom of God: The Message of Jesus Today. Eugene: Wipf & Stock Publishers, 2006.

 

Henry, Carl F. H. The Biblical Expositor - Volume 3 - Matthew to Revelation. 2nd ed. Nashville, TN: Holman, 1960.

 

Hunter, A. M. Christ and the Kingdom. Michigan: Servant Books, 1980.

 

Jeremias, Joachim. New Testament Theology. New York: Charles Scribner's Sons, 1971.

 

Lane, Patty. A Beginner's Guide to Crossing Cultures: Making Friends in a Multicultural World. Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 2002.

 

Mayers, Marvin K. Christianity Confronts Culture. Grand Rapids, Michigan: Zondervan, 1974.

 

Payne, J. D. Discovering Church Planting: An Introduction to the Whats, Whys, and Hows of Global Church Planting. Colorado Springs: Paternoster, 2009.

 

Piper, John. Let the Nations Be Glad!: The Supremacy of God in Missions. 2nd ed. Grand Rapids, Michigan: Baker Academic, 2003

 

Pocock, Michael, Gailyn Van Rheenen y Douglas McConnell. The Changing Face of World Missions: Engaging Contemporary Issues and Trends. Grand Rapids: Baker Academic, 2005.

 

Priest, Robert., ed. Effective Engagement in Short-term Missions. Pasadena, William Carey Library, 2008.

 

Roberts, Bob. Transformation: How Glocal Churches Transform Lives and the World. Grand Rapids, Zondervan, 2006.

 

Roembke, Lianne. Building Credible Multicultural Teams. Pasadena, CA: William Carey Library Pub, 2000.

 

Van Gelder, Craig. The Missional Church in Context: Helping Congregations Develop Contextual Ministry (Missional Church Series). Grand Rapids, MI: Wm. B. Eerdmans Publishing Company, 2007.

Wan, Enoch y Michael Pocock, eds. Missions from the Majority World: Process, Challenges, and Case Studies. Pasadena: William Carey, 2009.

 

Bibleworks 4: The Premier Biblical Exegesis and Research Program. Version 4. Big Fork: MT: Hermeneutika Bible Research Software, 1999.

 

Artculos

 

Broucek, Dave. ―Thriving on Diversity.‖ Evangelical Missions Quarterly 36, no. 4 (Octubre 2000): 424-25.

 

Corwin, Gary. ―Doing Diversity Well.‖ Evangelical Missions Quarterly 44, no. 4 (Octubre 2008): 416-17.

 

Cuartas, Vctor H. ―Biografa Anotada: Publicaciones Relacionadas con los Hispanos en USA.‖ Global Missiology in Spanish (Octubre 2009). Disponible en http://www.globalmissiology.org/espanol/ (accesado el 17 de febrero, 2010).

 

Cuartas, Vctor H. ―Implicaciones ticas y los Desafos de los Negocios Como Misin en los Pases de Acceso Creativo. Global Missiology in Spanish (Julio 2009). Disponible en http://www.globalmissiology.org/espanol/ (accesado el 15 de febrero, 2010).

 

Hofstede, G. y M. Bond. "Hofstede's Culture Dimensions: An Independent Validation using Rokeach's Value Survey." Journal of Cross-Cultural Psychology 15 (1984): 417-33.

 

Nissen, Johannes. ―Unity and Diversity: Biblical Models for Partnership.‖ Mission Studies 14, no. 1-2 (1997): 121-46.

 

Whiteman, Darrell L. ―The Role of Ethnicity and Culture in Shaping Western Mission Agency Identity.‖ Missiology 34, no. 1 (Enero 2006): 59-70.